Existen muchos motivos por los que puede aparecer una lesión derivada de la práctica deportiva en general y del running en particular.

Una mala técnica de carrera puede provocar que se sobrecarguen unas zonas de nuestra musculatura que a larga se resentirán, la mayoría de las veces los corredores populares no hemos acudido a un profesional que nos corrija los malos hábitos.

El peso puede ser un gran enemigo, tus entrenamientos deben estar acompañados de un cuidado nutricional en la dieta y una correcta hidratación.

La carrera nos ayudará a mejorar nuestro estado físico, pero no debemos olvidar que es importante realizar ejercicios específicos de fortalecimiento muscular, nos ayudará a prevenir lesiones y mejorará nuestro rendimiento deportivo.

La superficie de pisada, importante es elegir un buen calzado adecuado para tu fisonomía así como elegir la superficie sobre la que realizas tus entrenamientos, una superficie demasiado dura puede conllevar serios problemas a largo plazo.

Tendinitis rotuliana (rodilla de saltador)

Es la inflamación del tendón rotuliano que se encuentra por debajo de la rodilla uniendo el cuádriceps con la tíbia.

Síntomas

Por lo general simplemente es un dolor y una leve inflamación en la zona, pero que sin el debido tratamiento puede aparecer debilidad en la pierna o rigidez en la rodilla.

Tratamiento

Reposo es lo primero que tenemos que hacer si aparece esta lesión, acompañado de anti inflamatorios en caso de ser necesario y aplicación de hielo.

Prevención

Realizar un buen calentamiento es fundamental para prevenir todo tipo de lesiones así como estirar antes y después del ejercicio todos los grupos musculares que vayamos a trabajar.

Evitar la repetición excesiva de ejercicios que puedan sobrecargar la zona y trabajar todos los grupos musculares para mantener un equilibrio corporal adecuado.

Tendinitis aquílea

Es la inflamación del tendón de aquíles, se encuentra en la parte inferior del pie conectando el triceps sural con el talón. Este tendón interviene tanto en la flexión del pie como de la rodilla y por tanto lo necesitamos para andar, correr o saltar por lo que si tenemos una inflamación del tendón de aquíles posiblemente nos afecte a nuestra vida diaria.

Síntomas

Dolor encima del talón y en la parte inferior de la pierna. Puede aparecer también inflación y rigidez por las mañanas, después del periodo prolongado de descanso del sueño.

Tratamiento 

Normalmente se empieza con un tratamiento conservador (reposo) de entre 2 a 6 meses, donde se aplica hielo local y anti inflamatorios.

Si la lesión implica un deterioro del tendón habrá que realizar un tratamiento con plasma enriquecido.

Prevención

En ocasiones el problema se ocasiona por un mal apoyo del pie, por la utilización de un calzado inadecuado por lo que lo primero sería solucionar estos problemas si son los causantes.

Darle muchas importancia a los estiramientos previos y posteriores al ejercicio, asi como al calentamiento, incidiendo en los grupos musculares del pie si hemos tenido algún problema anterior. Incluso puede ser necesario realizar un fortalecimiento de los músculos que puedan ocasionar el problema.

Rotura fibrilar en los isquiotibiales

Los músculos isquiotibiales son los que se encuentran en la parte posterior de la pierna, desde el muslo hasta la rodilla: el bíceps femoral, el semitendinoso y el semimembranoso.

Una distensión de isquiotibiales suele ser sólo un tirón, que sucede cuando los músculos se estiran demasiado y empiezan a desgarrarse. Normalmente son lesiones leves y sólo hace falta un período de recuperación breve.

Cuando la distensión es mayor puede provocar rotura de fibrilar, que según el grado puede ser de mayor o menor gravedad.

Síntomas

Dolor en la parte posterior en la pierna, ya sea al flexionarla o al extenderla, puede aparecer también hinchazón y/o hematomas.

Tratamiento

Lo primero que se debe hacer ante la sospecha de cualquier problema muscular es acudir a un médico o fisioterapeuta para saber la gravedad de la rotura.

Parar cualquier actividad deportiva y aplicar hielo en la zona.

Masaje continuado por un fisioterapeuta, controlando que el proceso de cicatrización vaya por el buen camino.

Fascitis plantar

La fascia plantar se encuentra en la planta del pie y conecta el calcáneo con las falanges proximales de los dedos. El dolor se produce cerca del talón y se puede originar por pequeños desgarros musculares que provocan inflamación.

Sintomas

El síntoma más común es el dolor cerca del talón ya sea en reposo o al realizar cualquier actividad física andar, correr..

Tratamiento

Reposo absoluto, aplicar hielo para reducir la inflamación y fortalecimiento de la fascia plantar y pantorrillas mediante ejercicios específicos.

En casos extremos deberá recurrirse a la cirugía reconstructiva.

Prevención

Un uso de unas zapatillas adecuadas puede evitar buena parte de problemas de fascitis plantar.

Otro de los causantes es el sobrepeso, por lo que si es nuestro caso debemos bajar primero de peso antes de realizar ejercicios mas agresivos como correr, debemos empezar por caminar.

Realizar ejercicios de fortalecimiento de la fascia y de las pantorillas.

Periostitis tibial

Consiste en la inflamación de  la membrana externa que recubre los huesos de la tíbia.

Suele aparecer cuando se incrementa bruscamente la carga de entrenamiento, se cambia de calzado o de terreno de entrenamiento a uno más duro que el habitual.

Síntomas

El síntoma principal es dolor en la región central y el interior de la tibia, suele desencadenarse por los movimientos de flexión plantar al correr y saltar, cuando se contrae el músculo tibial posterior. El dolor se acentúa al presionar sobre la zona inflamada.

Tratamiento

Aplicar hielo en la zona puede mejorar la sintomatología, aunque puede que no sea suficiente y se necesite reposo o incluso tratamiento fisioterapeutico.

Prevención

Evitar superficies duras, subir el volumen de entrenamiento de manera gradual, no de manera brusca. Estirar el gemelo y el sóleos despúes de cada entrenamiento.

Fortalecer el músculo tibial anterior y el tren inferior en general.

Síndrome de la cintilla iliotibial (rodilla del corredor)

Una de las lesiones más comunes entre corredores, sobre todo los de larga distancia. Se caracteriza por el dolor intenso y agudo de la cara lateral externa de la rodilla.

El dolor comienza a los 10 ó 15 minutos de empezar a correr y te hace parar antes de que termines el entrenamiento que tenías planeado.

Síntomas

Dolor en la cara lateral externa de la rodilla

Tratamiento

El reposo es la primera medida cuando aparece esta dolencia, pero incluye que no se puede sustituir la carrera por bicicleta o natación, el reposo debe ser absoluto.

Utilizar plantillas para corregir la pronación o disimetría, que pueden ser los causantes.

Con prescripción médica tomar medicamentos antiinflamatorios.

Sesiones de crioterapia.

Prevención

El fortalecimiento muscular del tren inferior puede ser la principal medida para prevenir recaídas junto con la progresión en la vuelta a la actividad deportiva (los cambios bruscos en la intensidad del entrenamiento provocan diversas dolencias).

Fractura por estrés de los metatarsianos

Se trata de una de los peores lesiones por el largo periodo de inactividad que implica. Se produce por el impacto continuado del pie contra el suelo o por excesivo roce a lo largo del tiempo.

Síntomas

Dolor de la parte anterior del pie nada más se empieza a correr o dolor en la zona del empeine, incluso hinchazón.

Tratamiento

Reposo absoluto ya que implica micro-fracturas que tienen que ser valoradas adecuadamente por un médico, en función del grado, se soluciona con reposo de varias semanas o puede necesitar recurrir a la cirugia.

Prevención

El uso de un calzado con amortiguación puede ayudar mucho así como calentar adecuadamente y realizar un progresión adecuada en la carga de los entrenamientos.

Facebook Comments